Feria Oficial y Nacional de Muestras en Sevilla / Feria de Muestras Iberoamericana de Sevilla (2)

Los carteles de la Feria de Muestras de Sevilla (1)

La alegoría de la industria más utilizada es la rueda dentada. Detalle del cartel de la Ia Feria Oficial y Nacional de Muestras en Sevilla de 1958 de Gil Japón.

Las principales ferias españolas convocaban concursos para escoger los carteles que habían de promocionar los respectivos eventos. Las convocatorias estaban abiertas a todos los artistas españoles, pero casi siempre los proyectos ganadores acostumbraban a ser obra de creadores locales, posiblemente porqué conocían de primera mano las particulares preferencias estéticas de los miembros del jurado que había de emitir el veredicto. En cuanto a Sevilla, el Ayuntamiento de la ciudad convocaba los concursos de carteles de Semana Santa y la Feria de Abril; el Ateneo de Sevilla, el de la cabalgata de Reyes; y el Comité Ejecutivo de la Feria, el del evento anual que organizaba. Si se analiza el período comprendido entre 1958 y 1978, el nivel de endogamia entre los creadores sevillanos fue muy elevado. Guillermo Bonilla García, autor de los carteles de la Feria de 1959, 1962 y 1964, también realizó los de Semana Santa de 1959 y 1961; Ramón Escudero Molina, los de la Feria de 1966, 1972, 1977 y 1978, y los de Semana Santa de 1968 y 1969; José Álvarez Gámez, el más prolífico, los de la Feria de 1967, 1968, 1969 y 1974, los de Semana Santa de 1960 y 1977, los de la Feria de Abril de 1961, 1965, 1966, 1973 y 1974, y los de la cabalgata de Reyes de 1964, 1969 y 1970; Justo García Girón, los de la Feria de 1970 y 1973, y el de la Feria de Abril de 1969. Es de justicia reconocer que algunos creadores sevillanos también tuvieron un papel relevante en el cartelismo ferial de otras ciudades españolas en la década de los años cincuenta del siglo pasado. Manuel Troncoso Jurado diseño carteles para la Feria de Valencia (1949 y 1952) y la de Zaragoza (1952); también lo hizo José Álvarez Gámez, para la Feria de Valencia (1952 y 1953) y la de Zaragoza (1954 y 1956).

Año (1958 -1978)
Ganador del concurso de carteles   organizado por la institución ferial
1958
Gil Japón
1959
Guillermo Bonilla García
1960
Francisco Martín Cartaya
1961
Juan Fernández Bautista
1962
Guillermo Bonilla García
1963
José M. Padilla
1964
Guillermo Bonilla García
1965
Enrique
1966
Ramón Escudero Molina
1967
José Álvarez Gámez
1968
José Álvarez Gámez
1969
José Álvarez Gámez
1970
Justo García Girón
1971
1972
Ramón Escudero Molina
1973
Justo García Girón
1974
José Álvarez Gámez
1975
1976
1977
Ramón Escudero Molina
1978
Ramón Escudero Molina

La presencia de creadores foráneos entre los ganadores de los concursos sevillanos fue prácticamente nula, aunque hubo alguna excepción. El 3 de junio de 1960, la prensa andaluza anunciaba el ganador del concurso de carteles para la edición de la Feria de Muestras de Sevilla de1961, sorprendentemente, los dos ganadores no eran artistas sevillanos: «el Comité Ejecutivo de la Ferial Oficial y Nacional de Muestras se reunió ayer para fallar el concurso de carteles anunciadores del IV certamen. […] El número de bocetos presentados al concurso era de 183, algunos de ellos realizados por artistas catalanes, vascos y de distintas capitales. […] Primer premio de 7.500 pesetas, al título “Chiqui”, original de don Juan Fernández Bautista, de Barcelona. Segundo, de 5.000 pesetas, a “Perla”, de don Eusebio Guenaga, de Bilbao. Tercero, de 3.500 pesetas a “Mercado”, presentado por el señor Álvarez Gámez, de Sevilla».[1] Ramón Escudero Molina y Justo García Girón, ante el hecho que los cartelistas i diseñadores gráficos de otros lugares no se presentaran a los concursos convocados en Sevilla, consideraban que «las especiales circunstancias de Sevilla han cohibido a todos. Una cierta desconfianza les ha alejado de aquí».[2]

Cartel de la Feria de Sevilla de 1961 de José Álvarez Gámez.

A principios de la década de los años sesenta del siglo pasado, se empezó a cuestionar la calidad del cartelismo andaluz y la eficacia de los concursos de carteles. Manuel Ferrand, en las páginas de la edición sevillana del periódico ABC, constataba «una notoria escasez de fantasía y prácticamente ninguna relación con lo que se hace en el resto de Europa: repetición de motivos, sujeción a cánones establecidos por la costumbre, estancamiento en una visión pretérita. Se diría que la mayor parte de los carteles están concebidos y resueltos según receta: una sola, factible de conseguir el premio».[3] Los artistas sevillanos atribuían esta evolución negativa a los concursos que se convocaban y a los galardones que se otorgaban que tenían una influencia nefasta en la calidad de los trabajos. El artista Francisco Maireles Vela apuntaba la causa: «el cartel es elegido por un grupo que no entiende de esta materia y que actúa como el que escoge el almanaque más bonito».[4] Las consecuencias de esta dinámica fueron nefastas para el cartelismo andaluz y los mismos artistas eran conscientes de ello. Francisco García Gómez no podía ser más contundente: «nuestros carteles hace tiempo que perdieron toda idea de actualidad. Nuestra ciudad vive de espalda a un arte que en los demás países de Europa ha alcanzado cimas insospechadas y con el que se investiga constantemente sobre nuevas formas de expresión y contenido. Pensamos nuestros carteles para nosotros, hacemos un arte de patio de vecindad, sin tener para nada en cuenta la universalidad de este medio de expresión. Carteles de Inglaterra, de Hungría, de Polonia (y en España, preferentemente, de Barcelona), harían poner el grito en el cielo a nuestros paisanos. En Sevilla no se organizan exposiciones ni conferencias sobre el arte del “afiche”».[5] Para otros artistas, como Francisco Mariscal Serrano, ganador en diversas ocasiones del concurso de carteles de Semana Santa, el tradicionalismo inherente a la propia sociedad andaluza, y especialmente sevillana, no era una estímulo para innovar y evolucionar artísticamente: «el cartel debe responder fielmente a un fin. Si las fiestas sevillanas permanecen inmutables, el cartel que las represente ha de atenerse a esos cánones, aunque algunos los tachen de ya vistos, pues ya vistas son para nosotros las citadas fiestas, y, aunque el avanzado mundillo artístico lo conceptúe de retrógrado, pues en la sinrazón del arte actual no cabe la expresión del tradicional sentir del pueblo de Sevilla».[6] Ciertamente, en la década de los años setenta, la mayor parte de los artistas más relevantes dejaron de presentarse a los concursos. Este hecho provocó que el número de proyectos presentados disminuyese y que la calidad de las obras se resintiese de forma muy notable. Algunas instituciones, como el Ayuntamiento de Sevilla, procuraron compensar este déficit ampliando las bases de los concursos y así dar cabida a otras formas de expresión artística, principalmente, la fotografía.

Cartel de la Feria de Sevilla de 1969 de Justo García Girón.

Los carteles de la Feria Oficial y Nacional de Muestras en Sevilla

Con el nombre de Feria Oficial y Nacional de Muestras en Sevilla, se celebraron tres ediciones, las de 1958, 1959 y 1960. El cartel de la primera edición de la Feria de Muestras de Sevilla (1958) es obra de Gil Japón. Sobre un fondo azul destaca la Península Ibérica de un color anaranjado, circunscrita en una rueda dentada, alegoría de la industria. Del punto geográfico donde se encuentra la ciudad de Sevilla emerge la Giralda, el principal referente arquitectónico de la capital andaluza. En el ángulo superior izquierdo de la composición destaca una versión esquemática del escudo de Sevilla que, de acuerdo con las bases del concurso, debía de aparecer en la composición del cartel. En el escudo de Sevilla aparecen tres figuras: el rey Fernando III de Castilla y León, con una espada en la mano derecha y la esfera terrestre en la izquierda, acompañado de dos obispos, San Isidoro y San Leandro de Sevilla. En la parte inferior del escudo se puede leer ‘NO8DO’ [‘8’ es el dibujo de una madeja], que alude a la expresión “NO-MADEJA-DO” (“NO ME HA DEJADO”), relativa a la fidelidad que prestó la ciudad al rey Alfonso X en el enfrentamiento que mantuvo con su hijo Sancho IV y que es el lema de la ciudad. El lema de la ciudad de Sevilla ocupa un lugar destacado en la Giralda.

Cartel de Ia Feria Oficial y Nacional de Muestras en Sevilla de 1958 de Gil Japón.[7]

Guillermo Bonilla García es el autor del cartel de la II Feria de Muestras de Sevilla, la de 1959, y también de los carteles de la II e IV Feria de Muestras Iberoamericana (1962 y 1964). En el cartel de 1959, en un primer término destacan, sobre un fondo negro, tres globos que de acuerdo con su posición simulan la bandera española. Uno de los globos lleva el casco alado, uno de los atributos de Mercurio, el dios protector del comercio. A la izquierda de la parte inferior destaca la presencia de una rueda dentada, alegoría de la industria, y delante suyo tres espigas de trigo, que simbolizan la agricultura, y detrás, la Giralda, el referente arquitectónico de la ciudad de Sevilla. Dos elementos destacan de esta composición, el escudo de Sevilla, a la derecha de la parte inferior, y dos astros que orbitan entorno un tercero, a la derecha de la parte superior. La composición de este cartel, a pesar de las alegorías descritas anteriormente, recuerda más el reclamo de una fiesta mayor de pueblo que no el de un acontecimiento de cariz económico cómo es una feria de muestras de una ciudad importante.

Cartel de II Feria Oficial y Nacional de Muestras en Sevilla de 1959 de Guillermo Bonilla García.[8]

En el marco de la Feria de Muestras de Sevilla del año 1959 se celebraron las primeras Jornadas Nacionales del Embalaje. Se trata de un cartel de autor desconocido, la composición del cual es muy simple. La parte central de la composición es una caja, referencia a las Jornadas de Embalaje, abierta por la parte superior de donde sale una figura que, con una gran sonrisa, señala con el dedo índice el lugar donde presumiblemente se celebran las Jornadas. A la izquierda de la parte inferior, en un recuadro amarillo, se reproduce en negro, aunque con algunas diferencias notables, la composición del cartel de Gil Japón de la Feria de Muestras de Sevilla del año anterior (1958). Las diferencias en relación al cartel original son las siguientes: la inclinación de la rueda dentada, la sombra que se proyecta sobre las fachadas de la Giralda y la ubicación del lema de Sevilla (NO8DON), centrado detrás el monumento sevillano; además, hay un elemento nuevo, las alas de Mercurio, el dios protector del comercio, incrustadas en la base de la Giralda. La mediocridad de este cartel es bastante evidente, tanto por los recursos iconográficos empleados como por la combinación de colores de cada una de las partes.

Cartel de autor desconocido de las 1as Jornadas Nacionales de Embalaje celebradas en el marco de la II Feria Oficial y Nacional de Muestras en Sevilla de 1959.[9]

Francisco Martín Cartaya desarrolla un planteamiento estético e iconográfico del cartel de la III Feria de Muestras de Sevilla del año 1960 radicalmente contrapuesto al de Guillermo Bonilla de la edición del año anterior. En el centro de la composición, sobre un fondo azul, destacan únicamente dos recursos iconográficos: la rueda dentada, alegoría por excelencia de la industria, y la letra ‘S’, la inicial del nombre de la ciudad de Sevilla, confeccionada con una hoja blanca a base de pliegues en un ejercicio de sutil de papiroflexia. A la derecha de la parte superior, como mandan las bases del concurso de carteles de la Feria de Sevilla, hay el escudo de la ciudad.

Cartel de III Feria Oficial y Nacional de Muestras en Sevilla de 1960 de Francisco Martín Cartaya.[10]

[1] ABC, 3 de junio de 1960.
[2] ABC, 26 de octubre de 1968.
[3] Ferrand, Manuel. ABC, 12 de octubre de 1973.
[4] Op. Cit.
[5] Op. Cit.
[6] Op. Cit.
[7] AHCCB. Fondo de carteles núm. 7.072 i 7323 (dos ejemplares).
[8] AHCCB. Fondo de carteles núm. 7.096.
[9] AHCCB. Fondo de carteles núm. 7.159.
[10] AHCCB. Fondo de carteles núm. 7.322.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s