Feria de Muestras de Bilbao (1)

Origen y desarrollo de la Feria de Muestras de Bilbao

Detalle del cartel de Nicolás Martínez Ortíz de Zárate de la Exposición de Industria y Comercio de 1934.

La primera Feria de Muestras de Bilbao se celebró en 1941. Aun así hubo una continuidad con las exposiciones industriales organizadas durante el periodo republicano: la Exposición del Motor, Accesorios y Radio (1932 y 1933) y la Exposición de Industria y Comercio (1934 y 1935). De hecho, en el folleto de promoción e información de la Feria de Muestras de 1941, las exposiciones de la década de los años treinta se mencionan como precedentes de la Feria: «se trata ahora de reanudar la magnífica tradición de nuestra Villa en la organización de esta clase de certámenes, interrumpida por el nefasto período rojo-separatista».[1] Además, en un tarjetón de la Feria de Muestras del año siguiente, en 1942, aparece la indicación de que se trata de la sexta edición, por lo cual podemos considerar las cuatro exposiciones del periodo republicano como las cuatro primeras ediciones de la Feria de Muestras de Bilbao.

Folleto firmado por ROHE de información y propaganda de la Feria de Muestres de Bilbao de 1941.[2] Sobre el fondo rojo destaca en blanco el edificio del Instituto Miguel de Unamuno y de la Escuela de Altos Estudios Mercantiles donde se celebraron las primeras ediciones de la Feria de Muestras de Bilbao.

Bilbao había acogido exposiciones industriales y de bellas artes con anterioridad a las exposiciones de la década de los años treinta del siglo pasado, especialmente durante la segunda mitad del siglo xix, como sucedía en muchas ciudades europeas y españolas. Entre estas, hay que destacar la Exposición Provincial de Bilbao de 1882. Ricardo Becerro de Bengoa hizo una descripción detallada y elogiosa de este acontecimiento en las páginas de La Ilustración Española y Americana: «un pueblo tan culto y emprendedor como la capital de Vizcaya, cuya vida social está a la altura de la de los más adelantados de Europa, no podía menos de salir airoso y con fortuna, al tratar de exhibir los productos del trabajo de sus hijos en una Exposición provincial».[3]

Grabado que reproduce diversos stands de la Exposición Provincial de Bilbao de 1882 publicado en la revista La Ilustración Española y Americana.[4]

Las exposiciones de la década de los años treinta del siglo pasado tuvieron una notable acogida por parte de la sociedad vizcaína. El número de expositores y de visitantes fue bastante significativo: en 1932, 90 expositores y 48.000 visitantes; en 1933, 122 expositores y 84.000 visitantes; en 1934, 175 expositores y 101.000 visitantes, y en 1935, 220 expositores y 182.000). Esta evolución ascendente se interrumpió con el estallido de la Guerra Civil. Una vez finalizado el conflicto bélico, las instituciones políticas y económicas de la ciudad manifestaron la conveniencia de dar continuidad a las exposiciones industriales y comerciales del periodo republicano.

El 22 de febrero de 1941 se creó la comisión de la Feria de Muestras de Bilbao, que adquirió personalidad jurídica el 21 de marzo con la aprobación de sus estatutos y de su reglamento por parte del Ministerio de Industria y Comercio. La primera (o quinta) Feria de Muestras de Bilbao abrió las puertas el 10 de agosto en la misma ubicación donde se celebraron las exposiciones precedentes: «este año se celebrará la Feria de Muestras, como en años anteriores, en el recinto del Instituto Vizcaíno Miguel de Unamuno, Escuela de Altos Estudios Mercantiles y jardines anexos».[5] Las cifras de expositores y de visitantes, 248 y 165.000, respectivamente, superaron las previsiones más optimistas, fueron muy similares a las de 1935. Los dos años siguientes, 1942 y 1943, se repitió la experiencia, ya como VI y VII Feria de Muestras de Bilbao, en la misma ubicación y con un número de visitantes ligeramente superior a los de 1941, 175.000 y 180.000, respectivamente.

Folleto firmado por ROHE de información y propaganda de la Feria de Muestras de Bilbao de 1942.[6] Es el mismo diseño del folleto de la edición precedente, la diferencia es el color del fondo, en este caso azul.

En 1943 quedó de manifiesto que las dimensiones del recinto donde tenía lugar la Feria de Muestras eran insuficientes. Por otro lado, las instalaciones feriales eran provisionales y efímeras, puesto que al acabar la Feria se desmontaban para dejar el edificio escolar en condiciones para volver a iniciar la actividad docente cada más de septiembre. Esta provisionalidad en cuanto a las infraestructuras feriales provocó que la Feria de Muestras de Bilbao dejara de organizarse después de la edición de 1943. La voluntad de las principales instituciones políticas y económicas de Bilbao era la de reiniciar la actividad ferial tan pronto la ciudad  dispusiera de un recinto en condiciones. Una espera que se alargó más de una década.

Folleto de información y propaganda de la VII Feria de Muestras de Bilbao de 1942.[7]

Finalmente, en la década de los años cincuenta, se encontró el emplazamiento para construir las instalaciones de la Feria de Muestras de Bilbao, en un terreno junto al estadio de San Mames, el campo de fútbol del Athletic. La Diputación de Vizcaya, el Ayuntamiento y la Cámara de Comercio de Bilbao constituyeron un consorcio para llevar a cabo el proyecto ferial. Según las instituciones promotoras, las instalaciones tenían que tener en cuenta la naturaleza de la estructura económica y empresarial vasca donde el ámbito técnico, vinculado a la industria, tenía un papel muy relevante. Se construyeron dos pabellones, uno para la industria pesada y el otro para la industria ligera. El nuevo recinto ferial se inauguró el 11 de agosto de 1957 y acogió la VIII Feria de Muestras de Bilbao, catorce años después de haberse celebrado la séptima: «La Feria de Muestras de Bilbao, inaugurada ayer por el ministro de Comercio, Sr. Ullastres, hace el número ocho de las celebradas en la capital de Vizcaya y es la primera que se efectúa en los locales propios. La superficie total de los terrenos que ocupa es de 60.000 metros cuadrados, que pertenecen al Ayuntamiento, la Diputación y la Cámara de Comercio, Industria y Navegación. El presupuesto de las obras ya invertido es de 354 millones de pesetas, y otra cantidad igual se invertirá en la segunda etapa, que doblará las actuales instalaciones. Todo es impresionante y gigantesco en esta Feria. En los “stands” figuran las más calificadas industrias del Norte de España, que demuestran al visitante el poderío industrial a que se ha llegado en esta región española».[8]

Folleto de promoción de la VIII Feria de Muestras de Bilbao de 1957.[9] En 1957 se inauguró el nuevo recinto ferial de la capital vizcaína. Catorce años después de haberse celebrado la VII Feria de Muestras de Bilbao, el nuevo recinto acogió la octava edición. No debe sorprender, por lo tanto, que el recinto ferial fuera el principal recurso gráfico en los materiales de propaganda de la Feria de Muestras de Bilbao de 1957.

La Feria de Muestras de Bilbao fue una de las primeras ferias españolas que organizó salones monográficos, una estrategia que las instituciones feriales europeas ya hacía años que desarrollaban. El año 1961 se inauguró la primera Feria Técnica de la Máquina-Herramienta y en 1966, la primera Feria Técnica de la Industria Eléctrica.

Folleto de información y propaganda de la segunda edición de la feria Técnica de la Máquina-Herramienta de Bilbao de 1962.[10]
Folleto de información y propaganda de la segunda edición de la Feria Técnica de la Industria Eléctrica y Maquinaria de Elevación y Transporte de Bilbao de 1967.[11]

En 1966, la Feria de Muestras de Bilbao consiguió el reconocimiento como feria internacional, una demanda que los promotores del acontecimiento ferial reclamaban desde 1957.

Las instalaciones feriales de Bilbao se fueron ampliando periódicamente, en 1981 se inició un proyecto de ampliación que absorbió las edificaciones anteriores y dotó al recinto de la Feria Internacional de Bilbao de ocho pabellones. Dos décadas más tarde, con la entrada del nueve milenio, la Feria de Bilbao se planteó la necesidad de disponer de una nueva ubicación y de unas nuevas instalaciones. El 19 de abril de 2004, entró en funcionamiento la nueva sede de la Feria de Muestras de Bilbao, con el nombre de Bilbao Exhibition Centre (BEC), en Barakaldo, en los terrenos que anteriormente habían acogido los Altos Hornos de Vizcaya.


[1] Feria de Muestras de Bilbao. Bilbao 1941. AHCCB 1532.3.
[2] Feria de Muestras de Bilbao. Bilbao 1941. AHCCB 1532.3.
[3] La Ilustración Española y Americana. Any XXVI, núm. 34, p. 149. Madrid, 15 de setembre de 1882.
[4] Op. Cit., p. 149.
[5] Feria de Muestras de Bilbao. Bilbao 1941. AHCCB 1532.3.
[6] Feria de Muestras de Bilbao. Bilbao 1941. AHCCB 1532.3.
[7] Feria de Muestras de Bilbao. Bilbao 1941. AHCCB 1532.10.
[8] ABC, 13 d’agost de 1957.
[9] AHCCB 1533.16.
[10] 2a Feria Técnica de la Máquina-Herramienta. Bilbao 1962. AHCCB 1534.28.
[11] 2a Feria Técnica de la Industria Eléctrica y Maquinaria de Elevación y Transporte. Bilbao 1967. AHCCB 1537.1.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s